Blogia
Motril@Digital

Homeopatía

Homeopatía: 4ª parte el sistema corporal por Theo Geigand

Homeopatía:   4ª parte el sistema corporal por Theo Geigand

Tomemos el ejemplo de una persona con padecimiento renal durante  muchos años que empieza a tratarse con homeopatía. Después de cierto tiempo se mejora el estado y los riñones empiezan a funcionar normalmente de nuevo pero al mismo tiempo aparece una irritación de la piel por todo el cuerpo, estos indicios le muestran al homeópata que el proceso de sanación va por la vía adecuada y que el medicamento homeopático elegido es el correcto. 

Si el paciente reaccionara con debilidad de concentración y estupor mental querría ello decir que su mecanismo de defensa ha retrocedido a un nivel más elevado y el proceso de la terapia es inadecuado, con lo cual se debería buscar otro medicamento homeopático, incluso aunque los riñones hayan retomado su función normal. 

En el primer caso el sistema inmunológico se ha desplazado de un órgano importante a otro menos importante en el sistema ránguico. En el segundo caso ha ocurrido lo contrario y la defensa ha retrocedido a un sistema de órganos vital más elevado. 

Otro ejemplo: La piel de una persona tendría que ser afectada en gran medida antes de  que pudiera correr peligro su vida. Esta lesión  no tendría que  ser tan grande para afectar el sistema muscular  todavía más pequeña  para dañar los riñones y aún más pequeña para afectar al corazón, llegando hasta el extremo de que una pequeña lesión dañaría considerablemente el el cerebro. Con ello tenemos un parámetro fiable, un sistema jerárquico, natural, lógico que conduce a ojos vista el proceso de la terapia. 

LUZ SANA    Homeopatía clásica   Camino de san Antonio nº2     18600 MOTRIL  

5ª parte 

Habrán constatado seguramente que no hablo en general de enfermedades sino que empleo mejor la expresión estar enfermo. Igualmente la homeopatía no lucha contra ninguna enfermedad sino que apoya la conservación o la regeneración de la fuerza vital, la cual no conoce enfermedad alguna sino que es considerada como la manifestación individual del ser.

Es por ello que para las mismas molestias en diferentes personas la medicina utilizada pueda ser diferente. Porque cada uno experimenta este estado enfermo de una manera distinta, o bien porque es muy probable que el sistema inmunológico ha tomado una posición diferente en cada persona., lo que depende de la receptividad, de la fuerza  y la duración de los agentes que influyen en ello, y de la correspondiente constitución del ser individual.Ven por tanto que para un homeópata no puede existir un único medicamento para una conocida enfermedad individual sino sólo medicamentos homeopáticos en forma de informaciones que actúan en los tres niveles del ser favoreciendo la sanación.

.Una terapia totalmente contraria a la medicina normal debido a lo que Hahneman el fundador de la homeopatía llamó a su terapia “la Homeopatía” del griego “homeo” que significa “similar” y a la medicina de su tiempo la llamó “Alopatía” del griego “alos” que significa  “otro “como es llamada todavía hoy la medicina convencional. 

Fue por tanto Samuel Hahneman el que estampó en esta medicina las leyes naturales , probando con   su mujer ,sus 11 hijos y sus íntimos amigos  más de 100 medicamentos diferentes y  describiendo ulteriormente en su “Organon de sanación “ los síntomas o modalidades que se manifestaban a raiz de dichas pruebas.

La prueba de un medicamento homeopático tenía éxito bajo las condiciones descritas a continuación: fueron tomados en cuenta factores climáticos y geográficos, la persona sometida al test tenía que estar totalmente sana ; una situación familiar estable y una alimentación equilibrada eran también valorados. Así la persona tomaba Arsenicum album en diferentes potencias hasta que empezaban a aparecer las llamadas modalidades.

En el caso de homeopatíca Arsenicum album aparecían síntomas como: gran cansancio tras mínimo esfuerzo, desasosiego, sed insaciable, empeoramiento en el mar, miedo, miedo a la muerte, pesar y preocupaciones,sensible contra el desorden, cree que no tiene sentido tomar medicamentos, tendencia al suicidio,etc.

En el nivel físico el sistema inmunológico reacciona con dolor de cabeza causado por el frío, picor insoportable del cuero cabelludo,dolor punzante de la nariz, ataques de estornudo, reacciones alérgicas en general, encías insanas, garganta inflamada, no puede soportar la vista o el olor de determinadas comidas, dolor punzante en la zona del estómago, tras excesos con el alcohol o carne en mal estado, en intoxicaciones en general, incapaz de tumbarse, teme quedarse sin aire, tos con sangre, palpitaciones cardiacas, corazón afectado en fumadores, Angina pectoris, debilidad de la columna vertebral, calambres en las piernas,isquialgia, sueño interrumpido, duerme con las manos sobre la cabeza que tiene que estar alta, fiebre con temperatura elevada, quemazón de la piel, eccemas escamosos, etc.

Puede ser que les haya aburrido a caso hecho con la enumeración de dichas modalidades para que puedan hacerse una idea sobre el espectro de actuación de un medicamento homeopático,y cómo influye el mismo en la totalidad de la persona.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

HOMEOPATÍA: SISTEMA INMUNOLÓGICO HUMANO por Theo Geigand

HOMEOPATÍA: SISTEMA   INMUNOLÓGICO  HUMANO por Theo Geigand

Dado que el ser humano está dotado de entendimiento y libertad de decisión, tiene la responsabilidad de vivir en   armonía con las leyes naturales  y la voluntad del orden universal. En lugar de ello nos encontramos en un mundo de desorden y decadencia de la salud. En un tiempo de avances tecnológicos contemplamos cómo la atmósfera, el agua y la tierra son destruidos en una dimensión de .envergadura no conocida .De una forma bastante  pesimista casi se podría concluir que la lucha por la competencia, la violencia y la guerra conducen inexorablemente a la destrucción de la humanidad.

Un organismo de una persona sana  aguanta  alta  humedad y  diferentes temperaturas sin  esfuerzos. Su equilibrio es  afectado sólo en una proporción mínima recuperándose rápidamente y sin consecuencias para su salud.

Un organismo menos sano puede reaccionar  a la humedad con diferentes molestias ,desde resfriado hasta asma bronquial. En dichos casos la reacción inmunológica se concentra a nivel corporal.

Una persona con peor salud reaccionará ante el mismo estímulo con miedo, irritabilidad o con depresión. En este caso la alteración se concentra en el plano emocional. Por último un organismo predispuesto a un estado de salud todavía peor reaccionará con mecanismos de defensa  en el nivel  espiritual como dificultades de concentración , apatía, o total desorientación.

Este mecanismo de defensa no es más que una parte de la fuerza vital , un estado duradero de la energía  en cada ser vivo. Esta fuerza o energía se manifiesta en la capacidad de adaptarse a la evolución tanto en un estado sano como enfermo. Este estado energético rige y controla el cuerpo humano, sus emociones  y su espíritu.

III Parte " la fuerza vital"

La fuerza vital está expuesta a continuos cambios manifestándose  en orden (armónica) en desorden (confusa) o alterada (enferma). De aquí se puede constatar que la fuerza vital y sus aspectos ,   el sistema inmunológico y el campo dinámico están supeditados a una evolución continua, lo que se puede aplicar a todos los seres vivos.

Por otra parte el hombre tiende bastante a apegarse a cosas materiales. Esta característica tiene efectos en los tres niveles, desde el espiritual hasta el físico. Desde esta perspectiva sólo hay en cierto sentido una enfermedad: la resistencia

La sanación  en sentido homeopático es sólo posible en tanto que se reconozca este orden reglamentado del organismo en la naturaleza (a través de las manifestaciones del sistema inmunológico como parte de la fuerza vital); influyendo en esta fuerza con el medicamento homeopático similar se estimula la misma con lo cual  será finalmente de nuevo regenerada. 

Estar enfermo es desde el punto de vista homeopático es un bloqueo de la fuerza vital en el caso de una enfermedad aguda y una destrucción de dicha fuerza vital en el caso de la enfermedad crónica.  Como ya he comentado anteriormente, desde el punto de vista de la homeopatía ,en este proceso están  implicados los tres niveles del ser. Estos niveles del ser están desglosados jerárquicamente y la experiencia de los últimos 200 años deja entrever claramente la  dimensión espiritual como nivel central y más elevado seguido por el nivel psíquico o de las emociones, y por último del nivel físico.

Permítanme acercarme todavía un poco más a estos niveles para entender mejor cómo puede ser  visto un  proceso de sanación: El nivel espiritual como el aspecto central y más elevado  de las acciones humanas abarca la elaboración consciente de influencias externas e internas tale como pensar, juzgar, comparar, calcular, criticar, comunicar, planear, unir, etc.Alteraciones de esta función se manifiestan en enfermedades mentales como despiste, olvido, debilidad de concentración,apatía, letargo,alucinaciones,obsesiones paranoicas, delirium destructivo y confusión mental total.

Siguiendo con el nivel psíquico:

Este dominio del ser abarca todos los estímulos emocionales, banales y nobles por igual., por ejemplo confianza/miedo, hastío de vida/depresión; odio/ amor; enemistad/amistad , etc.

Las emociones juegan un papel importante en la vida diaria. Del mismo modo que el hombre puede sufrir a través de pensamientos  negativos  puede por igual enfermar debido a emociones negativas. Como alteración en el campo de las emociones se indica en primer lugar la falta de autoestima, aumento de  susceptibilidad y vulnerabilidad, una intensa sensación de soledad  a resultas de ello, sintiéndose separado del mundo. En la escala ránguica y por orden de gravedad de menos a  más importancia enumeramos: insatisfacción, irritabilidad, enfado, cólera, miedos justificados o injustificados, envidia, celos, fobias, falta de motivación, tristeza, depresión, pensamientos de suicidio, etc. También en este campo se constata de nuevo el grado de gravedad del estado enfermo en base a las modalidades psíquicas y su repercusión en la escala.Esto quiere decir que una depresión influye más en  la persona que el miedo y a su vez el miedo más que la irritabilidad, etc.

Una persona equilibrada interiormente se ve como es. La alegría,  la risa y también la euforia son alimento para su alma, con sus amigos está siempre bien predispuesto, en un estado de serena tranquilidad en los intereses activos en los sucesos que acontecen en torno a él.

Un médico u homeópata que trata a la persona como una totalidad puede estimar la gravedad del estado enfermo en la sucesión ránguica del sistema corporal y de sus órganos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

"La homeopatía" por Theo Geigand

"La homeopatía" por Theo Geigand

La homeopatía basa su experiencia en las leyes naturales, y para una mejor comprensión acerca de esta afirmación quisiera darles un ejemplo ,simple pero muy concreto, del principio de dicha medicina: Tomemos el caso del tratamiento de las quemaduras con calor en lugar de aplicar agua fría, lo que conlleva  no sólo una ligera y rápida curación, sino que evita la aparición de vejigas ,haciendo que la herida sea menos dolorosa.

¿Cuál es el mecanismo de dicho principio? Muy simple: Se acerca la parte del cuerpo quemada -en el mayor de los casos  la mano - otra vez al fuego tan cerca como sea posible; Naturalmente no hay que volverse  a quemar, pero sí sentir de nuevo el calor en la zona afectada.

Es fácil de soportar y en cuestión de unos minutos se observará un claro alivio del dolor y no se formarán las temidas vejigas. Cuanto más rápido se acerque la quemadura a la fuente de calor mejor y más rápida será la curación, por ello  no deje transcurrir mucho tiempo y no aplique  agua fría, sino que por el contrario acerque en seguida lo más posible la fuente de calor que ha provocado la quemadura.

Con dicho ejemplo puede captarse de una forma sencilla el principio de la homeopatía por el cual similar es curado con similar. 

La tarea del médico es tratar al individuo en su totalidad ,no sólo su cuerpo. Por ello habría que plantearse la cuestión: ¿Qué meta tiene el hombre como ser evolucionado? ¿Cuál es su destino? A primera vista se podría responder que el hombre busca poder, fama, placer, dinero, vivir libre de sufrimiento, miedo y estrés.

Pero si observamos detenidamente estas necesidades podremos comprobar que la realización de estos deseos tiene como meta un estado interior que llamamos felicidad. Una absoluta e ilimitada felicidad no influida  por los vaivenes de las circunstancias externas de la vida.

El espíritu, la psique y el cuerpo forman una unidad inseparable, esto es un hecho esencial. La salud del cuerpo depende conjuntamente del bienestar de la psique y del espíritu, de hecho, una condición fundamental para alcanzar nuestra determinación es la de estar libre de obsesiones, lo cual  nos ayuda a evolucionar como seres humanos. Al igual que todos los seres vivos también el ser humano está llamado originalmente a vivir en armonía con la naturaleza.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres