Blogia
Motril@Digital

Benavides afirma que cuando dijo "zorra" en el Pleno fue una corrección de la fábula y no una injuria

Benavides afirma que cuando dijo "zorra" en el Pleno fue una corrección de la fábula y no una injuria

El alcalde de Almuñécar (Granada), Juan Carlos Benavides (CA), afirmó hoy ante el titular del Juzgado de lo Penal de Motril que cuando dijo la palabra "zorra" en el pleno de enero de 2006 simplemente hizo una "corrección literaria" de la fábula de Félix María de Samaniego por lo que no pretendió injuriar a la por entonces portavoz socialista, Rocío Palacios, negando así el delito que el imputa la Fiscalía.

El primer edil, que se enfrenta al pago de una multa de 21.600 euros e indemnización de 10.000 euros a Palacios y el secretario provincial del PSOE, Francisco Álvarez de la Chica, aseguró que "en ningún momento" hizo referencia entonces a "ninguna persona" cuando matizó una frase de la portavoz.

Así, explicó que cuando Palacios dijo que cambiar los tres representantes políticos en una empresa municipal por sólo uno del equipo de gobierno era "como poner al zorro a vigilar las gallinas", Benavides sólo le corrigió ya que la fábula aludía a una "zorra".  Según el alcalde, se escuchó en la sala porque el micrófono de la presidencia estaba encendido.

Por otra parte, el alcalde sexitano precisó hoy que cuando dijo al cierre del pleno que "determinadas carreras políticas de personas provenientes del transfuguismo sólo se entienden con relaciones íntimas entre su secretario provincial y la afectada" no hacía referencia "a ninguna persona en concreto, ni partido político" y subrayó que Palacios no es una tránsfuga, "por lo que directamente quedaba fuera de esa acusación". El regidor reconoció haber hecho las afirmaciones de las que se le acusa, si bien negó que fueran proferidas con el ánimo de injuriar, puesto que no hizo, según defendió, referencia a nadie.

Palacios, por su parte, señaló al juez que cuando el alcalde dijo la palabra "zorra" la estaba mirando a ella, por lo que solicitó "que costara en acta la declaración" y pidió al primer edil que la retirara, a lo que Benavides afirmó que como no había proferido la expresión contra nadie no tenía nada que retirar.

También se sintió aludida cuando hizo la segunda referencia mencionada, si bien no pudo pedir una rectificación durante el pleno "porque no había intervenciones y el alcalde cerró la sesión sin votar el último punto tras hacer esa afirmación".

Francisco Álvarez de la Chica, citado hoy por la Fiscalía a declarar como testigo, no ha podido comparecer por encontrarse en una comisión del Parlamento andaluz. Sí lo ha hecho el taquígrafo del pleno, propuesto por la defensa, que afirmó que los enfrentamientos políticos en los plenos "son frecuentes dependiendo del tema que se trate".

EL FISCAL MANTIENE SU ACUSACIÓN

El fiscal, que ha elevado sus conclusiones a definitivas, mantuvo en su informe final que ha quedado acreditado por Palacios que los términos empleados se referían a ella "porque era la única portavoz" que había en el pleno. Sobre la alusión a la raposa, el representante del Ministerio Público destacó que cuando habló de "zorra" también se refirió a ella por lo que la propia concejal solicitó que se disculpara. En cuanto a la gravedad de las injurias, según el fiscal, hay que atenerse "a las circunstancias, momento y lugar en el que se realizaron las afirmaciones".

La acusación particular, ejercida por Palacios y Álvarez de la Chica, consideró que las expresiones de Benavides durante aquel pleno fueron "sibilinas" ya que se emplearon las palabras "con intencionalidad". Tanto para la Fiscalía como para la acusación particular citar el término "relaciones íntimas" son un ejemplo de sexismo y desprecio a la mujer.  El letrado destacó que es "una de las ofensas más graves que se le puede hacer a un político" y recordó que el acusado "es un político con mucha experiencia y emplea términos indirectos" para eludir responsabilidades.

Además, el abogado acusó a Benavides de ser "un cobarde" por no decir las cosas "de forma directa" y sostuvo que sus afirmaciones "demuestran la bajeza moral y desacreditan a quien las pronuncia".  La acusación particular solicitó que si finalmente se condena a Benavides se le imponga una multa de 14.400 euros y no la del Ministerio Público que es superior.

La defensa de Benavides solicitó la libre absolución, ya que lo que, en su opinión, se está intentando "derrotar en los tribunales a quien no se puede derrotar en las elecciones". El letrado negó la existencia de las injurias porque no queda claro a quién se refirieron las declaraciones y defendió a Benavides de las acusaciones de "cobarde".

Asimismo, negó que Palacios viera a Benavides cuando dijo "o la zorra" porque estaba de espaldas a él, ya que en la intervención en el pleno estaba "hablando al público". En cuanto a las "relaciones íntimas" destacó que todos dan por sentado que se referían a relaciones sexuales "cuando en realidad el término también abarca la amistad".

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres