Blogia
Motril@Digital

El SAS deberá pagar 120.000 euros por dar de alta a una menor de Motril que murió después

El SAS deberá pagar 120.000 euros por dar de alta a una menor de Motril  que murió después El 24 de noviembre de 1997, Ana Patricia Fernández Rubia, de 15 años, acudió al servicio de Urgencias del Hospital Virgen de las Nieves de Granadacomo consecuencia de un malestar general que le provocaba vómitos, además de tener las uñas moradas. Le detectaron una infección intercurrente, pero recibió el alta sin que le realizaran las pruebas oportunas. A los dos días, Ana Patricia fallece por una infección vírica que le provocó un derrame en el hospital Santa Ana de Motril. Ahora, una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía acaba de condenar con 120.202 euros al Servicio Andaluz de Salud.

Con esta resolución, se pone punto y final a la batalla que había librado desde la Nochebuena de hace ocho años el padre de la joven, José Antonio Fernández. La sentencia también subraya los pormenores de otro antecedente que aceleraron el proceso, según el informe presentado por la Real Academia de la Medicina: el 12 de noviembre de 1997, Ana Patricia ya había sido intervenida de una lesión en la columna. «Ante la infección detectada se debió mantener a la paciente en observación el día que acudió a Urgencias (24 de diciembre) y debió ser sometida a determinadas pruebas como de tipo radiológico (RX de Torax) o electrocardiológico que se estiman procedentes».

A cambio, la menor abandonó el hospital sin ningún atisbo de peligro. Ni siquiera la mantuvieron en observación, un dato que no ha pasado por alto para la Justicia. «(...) dados los síntomas que presentaba la paciente al llegar a Urgencias y la analítica que reflejaba la persistencia de una leucocitosis intensa, se estima que debió quedar en observación (en vez de ser dada de alta inmediatamente)». Y por lo tanto, la sentencia concluye que se da por hecha la relación causa-efecto que se produciría en este caso. «Estas consideraciones determinan la existencia de un nexo causal entre el funcionamiento del servicio de prestación sanitaria y los daños producidos, consistentes en el fallecimiento de Ana Patricia por miocarditis».
Resolución incompleta

A pesar de que la batalla judicial se ha inclinado a favor de José Antonio Fernández, éste cree que la resolución es incompleta. «Además de reconocer el error, debería incluir los nombres de los médicos que estuvieron allí, discutiendo sobre lo que iban a llevar a sus cenas de Navidad, los que nos dejaron esperando y después atendieron a mi hija para despacharla, sin más, con una analítica».

En esta línea, recuerda cómo los facultativos se dedicaban a hablar de «las gambas que iban a juntar para la cena de esa noche». También guarda en su memoria la frase que uno de ellos le dijo cuando parecía que no había nada extraño en los síntomas de la paciente. «No se preocupe, si ve que se siente mal, me la trae otra vez».
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres