Blogia
Motril@Digital

Albuñol se moviliza por el Padre Gabriel

Albuñol se moviliza por el Padre Gabriel

Hoy se cumple un mes desde que los vecinos de Albuñol protagonizaran las primeras protestas por la decisión del Arzobispado de Granada de trasladar a su párroco, Gabriel Castillo, mientras que siete vecinos, uno menos que ayer, continúan con la huelga de hambre que iniciaron por esta causa.

Fue el pasado 14 de julio cuando los vecinos de Albuñol decidieron movilizarse ante la marcha del joven párroco Gabriel Castillo, de 27 años, que estuvo destinado dos en el pueblo, cuyos vecinos se sienten muy identificados con él por su implicación en problemas sociales de la localidad, como la inmigración.

De los ochos vecinos que, desde la medianoche del pasado sábado secundaban la huelga de hambre, una mujer, Custodia Manzano, de 43 años, se ha visto obligada a abandonar por razones laborales, según explicó a Efe la propia Manzano.

Custodia Manzano es también la única a la que la huelga de hambre había comenzado a deteriorarla físicamente, dada la hipertensión que sufre, mientras que el resto, que no está ingiriendo sólidos pero sí líquidos, "se encuentra por el momento bien", precisó la vecina.

Así, son siete los vecinos que continúan en huelga de hambre, encerrados en la iglesia del pueblo, donde también pasaron la noche otro centenar de vecinos, una treintena de los cuales continuaba allí por la mañana.

Los vecinos se encuentran a la espera de la misa que debería celebrarse hoy a las 20:00 horas, que no es oficiada desde el pasado sábado, cuando un grupo de vecinos se concentró de forma pacífica en la iglesia, portando pancartas reivindicativas, mientras el vicario territorial impartía el oficio.

Según los vecinos, la marcha del párroco tiene su origen en rencillas con unas monjas de la localidad, cuya madre superiora está en desacuerdo con los métodos de Gabriel.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres