Blogia
Motril@Digital

"Se ponen en evidencia" por Fermín Tejero (IU)

"Se ponen en evidencia" por Fermín  Tejero (IU)

Todo lo relacionado con el supuesto hotel de “7 estrellas” está plagado de irregularidades desde un principio, y eso no es un invento de IU. La primera de todas, empezar los desmontes y la urbanización sin haber solicitado permiso: a ningún promotor o particular se le consiente mover una piedra sin los permisos oportunos. Si todo es correcto por qué no explica el señor Alabarce qué pasó con el proyecto original de Keops, por qué hay una paralización judicial y municipal en las obras que ya se han realizado en el Peñón del Lobo. Si han subsanado las irregularidades que arrastra este proyecto desde 2002, ya era hora.

Pero eso tendremos que verlo cuando conozcamos el proyecto, porque nadie hasta ahora ha hablado nada más que de vaguedades. Hoy por hoy, sólo estamos ante una descarada campaña electoral en la que se atreven a pedir 50 euros a gente en paro para hacer unos cursos, con la promesa de que trabajaran en 2013 o en 2016. Si las ofertas de empleo van en serio, que las hagan por escrito.

En el fondo, el portavoz de Benavides sólo pretende desviar la atención y crear una cortina de humo fomentando una polémica con IU.

El concejal de IU de Almuñécar, en nombre de esta organización y de muchos almuñequeros, hace las siguientes precisiones ante el panfleto del señor Alabarce:

Esbirro político es el señor Alabarce que se limita a ejecutar y someterse a las órdenes de su jefe Benavides. Aquellos que decidimos en asamblea la línea a seguir no somos esbirros de nadie.

El único que está generando el paro en Almuñécar es el equipo de gobierno de Benavides. El objetivo de IU es la creación de empleo, empleo digno y para todos en una sociedad justa, equilibrada, respetuosa con el medio ambiente. Por eso es inmoral  que el Sr. Jesús García Alabarce se atreva siquiera a abrir la boca en este tema formando parte de un equipo de gobierno que ha conseguido llevar el paro a niveles de récord en Almuñécar.

No enturbiamos la realidad como dice el señor Alabarce. Al contrario, pretendemos aclarar algo en un ayuntamiento tan opaco que niega a los concejales y a los vecinos el acceso a la documentación de urbanismo, economía o personal.

Enturbian la realidad y mienten quienes dicen que se va a construir un hotel de siete estrellas cuando esa categoría es un invento y en el mejor de los casos habrá un hotel de cinco estrellas. Enturbian la realidad quienes dicen primero que el hotel estaría listo para 2012, luego para 2013 y finalmente para 2014. Enturbian la realidad quienes dicen que sería un hotel de 200 camas y ahora hablan de 180. Enturbian la realidad quienes ocultan que el fondo de toda la operación es llenar de edificaciones residenciales aquella zona. Enturbian la realidad quienes hablan de un proyecto y de un estudio geotécnico que no se ha dado a los concejales de la oposición para su conocimiento. El concejal de IU ha pedido el proyecto, y hasta ahora no ha sido posible porque está viéndolo el arquitecto municipal.

Alabarce me acusa de mentir. Mienten descaradamente quienes dicen que el hotel va a generar 600 puestos de trabajo. Entre todos los hoteles del municipio no hay ni cuatrocientas personas trabajando y ahora pretenden que nos creamos que un solo hotel va a crear 600 empleos. No solo eso, está por ver, si finalmente se construye algún hotel, si siquiera la mitad de los empleos serán de parados de Almuñécar y habría que ver en qué condiciones laborales. Acaso va a pedir por escrito Benavides a la empresa el compromiso de contratación de esas personas antes de darle la Licencia de actividad al hotel.

            Dice Alabarce que manipulamos. Manipulan y coartan la información quienes promueven la presentación de un proyecto de hotel y suspenden las preguntas de los asistentes porque lo que plantean no les conviene o meten el dedo en la llaga.

Y tiene la desfachatez de culparnos de la ruina y el paro. La ruina en este pueblo no la ha creado un grupo que no tiene responsabilidad alguna en el gobierno. La ruina de la que habla el señor Alabarce la han creado Benavides y sus concejales sumisos, que han tenido el paseo del Altillo, el paseo de Velilla y el de San Cristóbal cerrados tres años, arruinando a decenas de comerciantes y hoteleros y amargando las vacaciones a centenares de residentes, y de camino espantando a cualquier turista, ya sea modesto o de “alto standing”.

La ruina de este pueblo la está propiciando día a día el equipo de gobierno que mantiene una zona azul única en el mundo por su extensión espacial y temporal; una zona azul que encima no genera riqueza para el pueblo, sino para la empresa concesionaria y puede que para alguien más. La ruina de este pueblo la propicia un equipo de gobierno que es incapaz de crear la necesaria Residencia para la Tercera Edad en el solar del antiguo Centro de Salud o el Parque de Bomberos que podría estar ya construido si no hubiera sido por la nefasta política de este equipo de gobierno. La ruina y el paro se ven aumentados por un alcalde que prefiere gastar el dinero del Plan Zapatero en poner radares para multar a los vecinos antes que realizar obras que creen empleo o jaulas para bichos en Peña Escrita. Un alcalde que se gastó cien mil euros en el referéndum, que se ha gastado 17 millones en los parquin para que estén vacíos, y más de 300.000 al año en asesorías jurídicas. Y todo esto con cero empleos para los parados del pueblo.

No es Izquierda Unida sino el equipo de gobierno de este ayuntamiento el que ha quitado la licencia de obras para que se construya el Hotel Fuerte en La Herradura o el que ha parado el Hotel Picadilly.

No es precisamente el concejal de IU, y bien que lo saben, el que vive de la política. Quienes viven de la política, y muy bien por cierto para estar en un pueblo con más de tres mil parados, son la tropa de liberados políticos de Convergencia, con un alcalde, Benavides, que cobra 80.000 euros, con unos concejales que cobran más de 53.000 euros y una retahíla inmensa de cargos de confianza que ha designado el alcalde entre los acólitos que mejor se portan. Y eso por no hablar de la caradura que le echan algunos que, no contentos con semejante sueldo, colocan a su mujer en otro puesto de enchufe político, como es el caso del señor Alabarce o del mismo señor alcalde. Nadie de Izquierda Unida vive en Almuñécar de la política o de los sindicatos. Vivimos de nuestro trabajo. Todos, desde el primero hasta el último. Los enchufados de Convergencia, esos que dijeron que no venían a vivir de la política, nos fríen a impuestos y a multas para sacar sus magníficos sueldos. Sólo un ignorante o un cínico como el señor Alabarce podía haber sacado a colación ese tema.

Tal vez lo que le fastidia al Sr. García Alabarce, a Benavides y a todo su entorno es que haya colectivos que no se vendan, que no estén sometidos a sus maldades y que no les mueva la codicia. La aspiración, el compromiso y el motivo por el que participamos en la vida política es solo uno: un mundo mejor.

A quien le debería dar vergüenza mirar a la cara a los más de 3.000 parados es al concejal de Urbanismo que mete en su hucha cada año casi noventa mil euros de las arcas municipales entre él y su señora y que ha sido incapaz de sacar adelante un PGOU que está bloqueado desde 2003 porque decidieron que el que ya estaba aprobado no era de su agrado.

Sobre las declaraciones de los hoteleros en privado ante unos y ante otros, que cada cual saque sus propias conclusiones. Nosotros no queremos poner en un compromiso a nadie, como hace el señor Alabarce al citar en su réplica a un hotelero. Sin ir muy lejos, el señor Alabarce puede buscar en las cintas de la televisión de su partido una entrevista que hicieron al señor Pavesio, autoproclamado gerente de Urbanismo, con motivo del ridículo referéndum sobre el PGOU en la que reconocía que la planta hotelera está más que saturada. En IU se la podemos proporcionar si no la encuentra.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres