Blogia
Motril@Digital

"El yoga de todos los días: bhakti yoga" por Kuntidevi

"El yoga de todos los días: bhakti yoga"  por Kuntidevi

NAMASTE.-Bienvenidos lectores/as de Motril@Digital. Este es un sitio para todas aquellas personas interesadas en cómo cultivar salud en su cocina pero también para aquellas que  estén de algún modo interesadas en su evolución espiritual. Podréis encontrar  sencillas recetas, saber qué propiedades curativas tienen algunas especias, encontraréis valiosos argumentos a favor del vegetarianismo tanto en el aspecto de la salud como el económico, el aspecto ético y  el espiritual; aprenderéis a meditar con  mantra y descubriréis uno de los yogas más fascinantes y más sencillos de practicar en esta era: el bhakti yoga.

 EL VEGETARIANISMO EN EL CONTEXTO DE LA CULTURA VÉDICA     

Hace miles de años, mientras en nuestras latitudes todavía  se estaban imponiendo  condiciones de vida muy primitivas,  florecía en Oriente  una civilización vasta y próspera de la que se han conservado los escritos sánscritos tradicionales de la época, los Vedas.  Dicha civilización fue la civilización védica... una cultura que posibilitó la perfección en todas las facetas de las aspiraciones del ser humano. La palabra védico-a proviene del sánscrito “veda”, lo que traducido significa “saber absoluto”. La cultura védica impregna todos los aspectos de la vida - no sólo la ciencia, el arte, la música, la literatura, la medicina y la arquitectura, sino también el arte de cocinar y  comer. 

La infinita variedad de la cocina  vegetariana de esta cultura milenaria se conserva y ha traspasado-por suerte-  intacta a nuestra época. Sus creaciones son únicas, sanas, sabrosas y naturales. Las recetas tradicionales védicas nos ayudan a transformar rápidamente   sencillas verduras y otros ingredientes en deliciosas creaciones sin alterar en absoluto el valor nutricional. El secreto está en saber qué alimentos combinan  entre sí y cómo cocinarlos. El  arte  védico de cocinar con  especias muy variadas y exóticas aporta una variante sorprendentemente refinada y  gustosa en la dieta vegetariana.  Precisamente uno de los argumentos que se objetan mayormente contra el vegetarianismo es el de ser una dieta sosa y árida, sólo a base de verduras y frutas.  Hay muchas personas que en un momento dado se deciden por una dieta mayormente vegetariana pero pasado algún tiempo vuelven a su antigua dieta por no encontrar sabor en la dieta vegetariana convencional. ¿Cuántas personas más considerarían el  renunciar a comer carne si conocieran  una  cocina alternativa que no sólo tuviera  mejor sabor sino científicamente hablando fuese aún más sana? Sorprendentemente todavía  se mantiene tercamente en nuestras latitudes  la idea de que los vegetarianos sólo se alimentan a base de  pan con mantequilla de cacahuete, pepinillos, queso y zanahoria y que por ello son  grises y pálidos, de rostro arrugado, anémicos, débiles y delgados ya que  ¿de dónde  pueden  recibir  las proteínas vitales de  sin  probar la carne o el pescado?  Además, comer debería ser algo divertido después de todo y ser vegetariano es aburrido. 

Permitidme que me ría al escuchar argumentos de este tipo sólo con pensar en  los  deliciosos y proteínicos Sabjis (platos de verduras) con queso frito fresco (paneer), las suntuosas samosas de diferentes rellenos (empanadillas rellenas de verduras o frutas jugosas), las  exóticas y picantes pakoras (verduras rebozadas con harina de garbanzo y especias), eso sin olvidar los sencillos y apetitosos tipos de pan como chapatis, puris, etc  y los exquisitos chutneys y raitas así como un sinfín de variaciones de postres a base de leche  como  Sandesh, Khir, Rasgulas, etc. La tradición de la cocina védica vegetariana ofrece una alternativa culinaria convincente con innumerables posibilidades y  poco a poco os iréis familiarizando con algunos de estos tentadores manjares ,  que podréis ir añadiendo a los platos habituales de vuestra cocina, así como con el arte de servir una comida equilibrada. 

PRASADAM: LA PERFECCIÓN DE LOS ALIMENTOS COMO YOGA 

En la tradición védica se da una gran importancia a  la forma de cocinar, a los alimentos  y a  la digestión de los mismos con el objetivo de prevenir enfermedades y mantener la salud física, anímica y espiritual. Bhagavad Gita, la joya de todas las obras de literatura védica  fechada  hace 5.000 años identifica la carne, el pescado y los huevos como alimentos pobres para el bienestar corporal y mental.  La literatura védica revela que la misión de los peces y animales marinos es la de mantener el océano limpio, la misión de las gallinas, cerdos y otros animales terrestres es la de mantener la tierra limpia y la misión de la vaca es la de dar leche.    

  El Bhagavad Gita 17.8-10  divide los alimentos en tres tipos según las modalidades de la naturaleza material: Alimentos en la modalidad de la bondad, alimentos en la modalidad de la pasión y alimentos en la modalidad de la ignorancia. 

En la modalidad de la bondad se encuentran aquellos alimentos que aumentan la duración de la vida, purifican la existencia de uno y dan fuerza, salud, felicidad y satisfacción. Productos lácteos, cereales, frutas y verduras son alimentos que pertenecen a esta modalidad. 

Los alimentos que se encuentran en la modalidad de la pasión son demasiado amargos, demasiado agrios, salados, picantes, secos y calientes.  Estas comidas causan sufrimiento. 

Los alimentos que se encuentran en la modalidad de la ignorancia como  carne, pescado y huevos además de ajo, cebolla y setas  provocan dolores, enfermedad y mal karma. 

Dicho de otro modo, todo lo que comemos influye nuestra calidad de vida. Existe mucho sufrimiento innecesario en el mundo actual debido a que la mayoría de las personas no conocen otros criterios aparte del capricho del propio paladar para elegir su alimentación. Un criterio muy importante es el del mandamiento: No matarás; y ciertamente, todas las formas de matar son pecaminosas, incluso si se trata de la vida de una planta, pero  en este mundo el gran desafío no es cómo evitar la muerte por completo - lo cual es imposible, porque en la lucha por la supervivencia  un ser vivo tiene la misión de alimentar a otro ser vivo- , sino  cómo  limitar al mínimo el sufrimiento que se causa a otros organismos  proporcionando  al mismo tiempo las necesidades alimenticias  al cuerpo. La Suprema Personalidad de Dios, Sri Krishna, el Controlador Supremo, y el Padre expendedor de todas las semillas de los  seres vivos,  revela en el Bhagavad-gita que Él  purificará el corazón de este pecado   a toda persona  que le ofrezca su comida exclusivamente vegetariana, con amor y devoción  (El nombre de Krishna significa, de acuerdo con los Vedas, el aspecto universal y omnipresente de la personalidad infinita de Dios). 

Por esta razón era habitual en la cultura védica - como en todas las culturas civilizadas de la historia humana, que las personas ofrecieran primero su comida a Dios. Ese tipo de alimento ofrecido a Krishna es tradicionalmente "Krishna prasadam", lo que significa "la gracia del Señor" y ayuda a todo aquel que  practica esta ofrenda  no sólo a la mejora de su salud física y mental, sino también a una mayor comprensión espiritual de su verdadera existencia. 

Los sastras védicos explican que los pensamientos y la conciencia del cocinero se traspasan a la comida y  afectan de una forma sutil a aquellos que comen de ella. Cuando cocinamos pensamos normalmente en todo tipo de cosas, pero casi apenas en alegrar a Dios. Y cuando la comida es preparada sin conciencia divina influyen los pensamientos materiales de la persona que cocina ineludiblemente en todos aquellos que comparten esta comida. Cuando comemos prasadam , comida cocinada con devoción  y ofrecida con amor a Dios nuestro corazón es purificado y del mismo modo también el de aquellos que comparten la misma. 

 Lo que diferencia pues a  esta cocina de otros tipos de cocina es la conciencia espiritual, orientada a ofrecer a Dios la comida cocinada. En la mayoría de las religiones se le reza a Dios para obtener el pan de cada día; una persona consciente de Krishna  le reza para mostrarle su amor. Y Dios agradece este amor espiritualizando la ofrenda  en su piedad sin límites, probando de ella, y convirtiéndola en “prasada”. Esto es Bhakti yoga, el yoga del amor y la devoción a Dios, y este es a grandes rasgos el yoga de la alimentación, la manera más perfecta   de evolucionar espiritualmente día a día con cada comida que preparamos y ofrecemos a Dios… 

Cualquiera que esté interesado en descubrir este eterno misterio del prasadam puede intentarlo fácilmente, independientemente de su confesión religiosa. 

Para ofrecer la comida vegetariana (sin carne, pescado o huevos), echad en una bandeja o plato  una porción de la comida que hayáis preparado ( evitando probar lo cocinado antes de la ofrenda). Sri Krishna dice en el Bhagavad-gita:"Si alguien me ofrece con   amor y devoción una hoja, una flor, una fruta o un poco de agua, yo lo tomaré" (Bg 9.26) 

A continuación recitad el Maha-mantra (el "gran mantra"): 

Hare Krishna, Hare Krishna 

Krishna Krishna, Hare Hare 

Hare Rama, Hare Rama 

Rama Rama Hare Hare  

Repetid el Maha-mantra tres veces. También podéis decir mental o verbalmente: Señor Krishna, por favor, acepta estos alimentos. Dejad la ofrenda  unos  minutos y transferid el prasadam a continuación en un plato de servir. Después de que el plato de Krishna haya sido limpiado, puede distribuirse el prasadam. 

SAT NAM, que la gracia  esté con vosotros.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres