Blogia
Motril@Digital
Prueba Amazon Prime 30 días gratis

Una obra teatral conciencia a los estudiantes sobre la coeducación y el rechazo a la violencia de género

Una obra teatral conciencia a los estudiantes sobre la coeducación y el rechazo a la violencia de género

La concejalía de Educación del Ayuntamiento de Motril ha representado en el salón de actos de la Casa de la Palma la obra teatral “Plata de la gata”, una representación dirigida a alumnos de bachillerato que pretende fomentar la reflexión sobre la coeducación y la violencia doméstica. 

El teniente de alcalde y concejal de Educación, Felipe Villa, ha explicado que la coeducación y la concienciación del alumnado contra la violencia de género son dos temas básicos en los que trabaja el Ayuntamiento sin descanso. Parte de esta iniciativa son las obras de teatro y los cuentacuentos “Los cuentos son la excusa para llegar a una comprensión del conflicto paciente y sin lucha, dialogante y con futuro de una forma exenta de panfleto y de rabia”, ha afirmado Villa. El espectáculo de cuentacuentos ha sido creado para hacer reflexionar tanto al público femenino como al masculino acerca del hecho de que las diferencias entre sexos han de ser creativas y complementarias en lugar de entrar en competencia y lucha.  

La actriz murciana Pepa Robles, protagonista de la obra, ha argumentado que la sociedad contemporánea tiende a igualar y deslindar límites. Por ello, ha comentado, el espectáculo intenta mostrar el tema de una manera lúdica, sin discurso político, con una clara postura en el deseo de dejar hablar a aquellas que siempre callaron. 

En la ‘Plata de la Gata’ puede verse a la abuela del pueblo hablando de sus tiempos duros de mujer antigua, recolectora de leña, agricultora, amamantadora de sus hijos y conservadora del fuego y la paz del hogar..., también a otra abuela de otra cultura, la Hopi, india-americana que hace una pregunta al público y que ella resolverá con un cuento,...¿Y si Caperucita se hartara del cuento de siempre y se fuese al cuento de los tres cerditos? ¿Y si fuese posible un mundo en el que lo masculino y lo femenino se hiciesen cómplices?

0 comentarios